Sobre incontinencia | Incontinencia urinaria

Síntomas y causas de la incontinencia

Descubre cómo reconocer la incontinencia en ti o en otras personas y que deje de ser un tema tabú. 

Signos y causas de la incontinencia urinaria

Síntomas y causas comunes de la incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria tiene muchas formas y causas. Para muchas personas que la padecen, la incontinencia tiene un impacto negativo en la autoestima y conduce al retraimiento social (1). Al tratarse de un tema íntimo, es comprensible que la gente se muestre reacia a hablar abiertamente con otras personas de los signos y síntomas. Y al mismo tiempo, la vergüenza suele impedir que la gente acuda al médico en cuanto aparecen los primeros síntomas de incontinencia urinaria. Pero los afectados por la incontinencia no están solos en absoluto: según las estimaciones, unos 9 millones de personas tienen en este momento las mismas preguntas sobre la incontinencia en su mente (2).

Para llevar una vida cotidiana activa y sin preocupaciones como persona incontinente, es importante reconocer los síntomas y tomarlos en serio. Los productos específicos, un tratamiento con medicación o fisioterapia ofrecen a los enfermos hoy en día una vida casi normal incluso sin el control total de la vejiga. El primer paso, sin embargo, es hablar abiertamente de la enfermedad, ya sea con una persona de confianza o con el médico de cabecera.

En este artículo aprenderás qué signos indican incontinencia urinaria y cómo puede tratarse.

¿Qué es la incontinencia urinaria?

La incontinencia urinaria es cualquier pérdida involuntaria de orina, ya sea a cuentagotas o en grandes cantidades.

El término "incontinencia" deriva de la palabra latina "incontinens" y significa algo así como "no mantenerse a sí mismo". Esto se debe a que la capacidad de controlar el vaciado de la vejiga (micción) de forma voluntaria puede verse alterada a lo largo de la vida y convertirse en un problema, especialmente en la vejez. Por ello, la incontinencia es especialmente frecuente en personas mayores de 65 años.


La incontinencia o pérdidas de orina pueden darse en personas de todas las edades y géneros. Las mujeres se ven más afectadas por la incontinencia urinaria que los hombres:

Las mujeres españolas tienen entre 2 y 4 veces más probabilidades de sufrir incontinencia, principalmente incontinencia de esfuerzo
, es decir, pérdidas de orina durante el esfuerzo físico. El embarazo también puede provocar una incontinencia urinaria temporal o prolongada.


Además de la incontinencia urinaria, también existe la incontinencia fecal, aunque ésta se produce con mucha menos frecuencia y suele estar asociada a la edad avanzada.

¿Soy incontinente?

"Tienes la vejiga como un guisante", suele ser una burla entre amigos y conocidos que tienen que ir constantemente al baño. Pero esto no es necesariamente un signo de incontinencia. Las personas que beben mucho líquido durante el día y, por tanto, tienen que orinar con más frecuencia, no tienen por qué ser incontinentes.

Sin embargo, ¿pierdes orina de forma involuntaria, por ejemplo, al toser, estornudar o levantar un objeto? ¿Sientes a menudo unas ganas tan fuertes de orinar que no consigues llegar al baño? ¿O a veces te levantas por la mañana y notas que la cama está mojada? Entonces tienes los síntomas típicos de la incontinencia urinaria.

El momento y la cantidad de orina que se pierde pueden indicar el tipo de incontinencia que se padece y cómo se puede tratar. Los siguientes tipos de incontinencia son comunes:


  • Incontinencia de esfuerzo: La incontinencia de esfuerzo -a veces también llamada incontinencia de estrés- se produce cuando los músculos del suelo pélvico y/o el esfínter de la vejiga están dañados. Los factores desencadenantes son levantar objetos pesados, toser, estornudar o reír.
  • Incontinencia por rebosamiento: La incontinencia por rebosamiento se produce cuando la vejiga no puede vaciarse completamente. La salida de la vejiga o la uretra están estrechadas por una obstrucción y/o los músculos de la vejiga están debilitados. La incontinencia por rebosamiento es especialmente frecuente en los hombres mayores. La causa más común es que la uretra esté obstruida por un agrandamiento de la próstata.
  • Incontinencia de urgencia: La incontinencia de urgencia se produce cuando los músculos de la vejiga se contraen demasiado o demasiado poco. Esto provoca una necesidad brusca de orinar, aunque la vejiga no esté llena. Al principio, la orina puede retenerse, pero si empeora, la orina fluirá de forma incontrolada.
  • Incontinencia refleja: La incontinencia refleja es un trastorno en la transmisión de información de la vejiga al cerebro. Los problemas del sistema nervioso, como las lesiones nerviosas en la médula espinal o el cerebro, provocan pérdidas involuntarias de orina.
  • Incontinencia extrauretral: Pérdida repentina o constante de orina, por ejemplo, a través de fístulas causadas por inflamaciones, traumatismos o tumores, o malformaciones congénitas. Las fístulas son pequeños conductos que pueden desarrollarse dentro del cuerpo. Si una fístula está conectada a la vejiga, a la vagina o al recto, la orina sale a través de esta fístula.
  • También pueden darse formas mixtas, siendo la más común una mezcla de incontinencia de urgencia y de esfuerzo.
  • Incontinencia temporal: Después del embarazo o de una operación de próstata, muchas personas experimentan pérdidas de orina involuntarias temporales. Los afectados sólo sufren temporalmente de una de las formas de incontinencia. Los síntomas suelen desaparecer por completo.
  • Incontinencia fecal: Una forma bastante rara de incontinencia. Aquí se distinguen tres grados diferentes de gravedad, que van desde la fuga ocasional de gases intestinales hasta la incapacidad de retener voluntariamente las heces líquidas o sólidas.

Por lo tanto, es esencial ponerse en contacto con el médico de cabecera si notas cualquier signo de incontinencia urinaria. Los tratamientos terapéuticos pueden ser muy exitosos, especialmente para las formas leves.


Aquí puedes encontrar más información sobre los diferentes tipos de incontinencia
.

¿Qué puedes hacer para ayudar a alguien con incontinencia?

Lo primero es lo primero: ¡pasar a la acción! Aunque sea desagradable al principio, tienes la oportunidad de mejorar significativamente la vida de esta persona. Muchas personas, sobre todo a una edad avanzada, no saben que es posible llevar una vida buena y activa con incontinencia gracias a las modernas ayudas y opciones de tratamiento.

El modo de proceder depende, por supuesto, en gran medida de la relación con la persona en cuestión. A menudo, una conversación abierta es el primer paso. Sin embargo, también puede haber casos en los que tengas que ser más cuidadoso y no puedas sacar el tema de la incontinencia directamente.

Posibles ejercicios para romper el hielo al hablar de la incontinencia

  • Utilizar estudios y cifras actuales para iniciar la conversación como, por ejemplo: "¿Sabías que en España hay unos 3 millones de personas con incontinencia? (3) El número de casos no declarados es probablemente aún mayor porque es muy difícil hablar del tema". Aquí tienes más datos interesantes sobre la incontinencia: según un estudio reciente de HARTMANN, el 61% de los encuestados se sienten mejor apoyados después de hablar con su pareja sobre su situación. El 59% de los participantes en el estudio desean un enfoque más abierto de la incontinencia en la sociedad (1).
  • Si observas que alguien va al baño con una frecuencia inusual, preguntarle si tiene una infección de vejiga también puede ser una forma suave de iniciar la conversación sobre la incontinencia.
  • Primero cuenta algo sobre ti. Como mujer, es posible que conozcas la incontinencia urinaria temporal por el embarazo o que hayas oído hablar de ella a otras embarazadas de tu círculo de conocidos.
  • También como hombre, puedes utilizar la incontinencia generalizada durante y después del embarazo o después de la cirugía de próstata para hacer que la persona sienta que no está sola con el problema. Mucha gente no habla de ello.

Cómo puedes ayudar a una persona con incontinencia

Una vez que hayas empezado, puedes ofrecer ayuda concreta o participar tú mismo:

  • Si la incontinencia es leve, el entrenamiento específico de los músculos del suelo pélvicopuede aliviar significativamente los síntomas.
  • El entrenamiento del suelo pélvico es adecuado para personas de todas las edades. ¿Por qué no empezar juntos? Además, a los cursos suelen asistir participantes de la misma edad, entre los que a menudo hay compañeros de fatigas. A menudo, llevar un diario de micciones es el primer paso para saber cuándo y cuánta orina se pierde realmente. También ayuda al médico a definir mejor la forma y la gravedad de la incontinencia urinaria.
  • Si es posible, recomendar una visita a la consulta del médico de familia de la persona afectada. Insistir en que esta cuestión es puramente rutinaria para el médico. Sólo así se pueden aclarar las causas físicas subyacentes y recomendar la terapia adecuada. Si no hay suficiente confianza en el médico de familia, los urólogos y ginecólogos también pueden ser un buen punto de contacto.
  • Dependiendo del diagnóstico, los procedimientos quirúrgicos, como una operación quirúrgica, también pueden aliviar a algunos pacientes. Su médico de cabecera también puede aconsejarle al respecto.
  • Muchas personas no saben que las compresas para la menstruación y la incontinencia son productos diferentes, ya que la orina debe ser absorbida en mayor cantidad y mucho más rápidamente y atrapada en su interior. El olor de la orina se neutraliza con productos para la incontinencia de alta calidad. Además, a diferencia de la sangre, la orina irrita la sensible piel de la zona íntima. Por ello, los productos para la incontinencia deben mantener la piel especialmente seca y protegerla.
  • ¿Quieres ponerte en marcha y comprar productos de incontinencia de alta calidad para la persona afectada? Entra en Lindor® y encuentra el producto que mejor se adapte a tus necesidades. Los productos se entregan con total discreción.
  • Para algunas personas, un grupo de autoayuda también puede ser un buen punto de partida.
  • Si se trata de alguien con quien no estás lo suficientemente cerca como para hablar, las ideas más sutiles aún pueden ayudar. En el entorno laboral, por ejemplo, podrías asegurarte de que los cubículos de los aseos de hombres estén equipados con papeleras para fomentar la eliminación discreta de los productos para la incontinencia. Además, puedes programar pausas regulares para ir al baño en las reuniones cuando notes que un compañero puede tener problemas de vejiga.
  • Importante: Si la persona afectada te indica que no quiere hablar del tema o que no necesita ayuda, debes aceptarlo y, si es necesario, intentar volver a hablar en otro momento. Ten siempre presente lo vergonzosos que son los problemas de pérdidas de orina para muchas personas.

Y, por último, lo más importante: ¡animar a la gente! La incontinencia no tiene cura, pero con la ayuda de la medicina moderna y productos de confianza muchas personas pueden vivir y disfrutar de su vida sin grandes restricciones.