Tensión arterial

Alimentos beneficiosos y perjudiciales para la hipertensión

La alimentación es clave para la prevención y control de la hipertensión. Descubre cuáles son los alimentos más beneficiosos y aquellos a evitar para reducir la presión arterial.

Alimentos beneficiosos y perjudiciales para la hipertensión

Dieta y tensión arterial: la sal en el paciente hipertenso


La alimentación es un gran aliado contra la hipertensión, ya que todos los buenos hábitos de salud, entre los que se incluye una dieta saludable, actúan de forma conjunta para fortalecer al organismo y luchar contra los valores alterados de tensión arterial, colesterol, azúcar en sangre y el resto de indicadores de potenciales riesgos para la salud.


Al contrario de lo que se puede pensar, no solamente es la sal el problema, sino los hábitos alimentarios de nuestro día a día, que son la base para la prevención y control de la hipertensión arterial y de cualquier patología cardiovascular.


Por eso, la alimentación saludable para personas hipertensas es, en general, la recomendada para todas las personas.



Buenos alimentos para la hipertensión

Al igual que en cualquier otra dieta sana y equilibrada, estos son los alimentos que no deberían faltar en la alimentación de una persona con hipertensión:


  • Lácteos

  • Carnes

  • Pescado

  • Huevos

  • Cereales sin azúcar

  • Verduras y hortaliza

  • Legumbres

  • Frutas frescas

  • Agua

  • Grasas saludables

 

Sustancias a reducir o evitar

En toda dieta saludable se deben evitar los azúcares añadidos, el embutido, el paté, los refrescos, las grasas refinadas, el alcohol y la bollería industrial, ya que son alimentos pobres nutricionalmente y que, además, suelen contener sustancias que pueden ser perjudiciales para la salud.

Por otro lado, las personas hipertensas también deben tener especial cuidado con la sal.

Sal: el enemigo oculto de la hipertensión
Los nutricionistas recomiendan no tomar más de 5-6 gramos de sal al día, pero las personas que tienen hipertensión deben tomar aún menos, lo equivalente a media cucharadita diaria. Esto es porque si la sangre contiene demasiada sal, los riñones excretan menos agua, lo cual ocasiona el aumento del volumen de sangre, y por tanto, de la presión arterial.

Pero, aunque evitemos salar la comida que cocinamos en casa, la mayor parte de la sal que consumimos no proviene del salero, sino que existen muchos productos alimenticios que contienen grandes cantidades de sal y que nos pueden pasar desapercibidos. Algunos de estos productos que debemos evitar son:

 


*Salsas industriales


*Sopas y caldos de brick o sobre


*Legumbres y verduras en conserva


*Patés


*Carnes y pescados curados o en salazón


*Platos preparados o precocinados, como los congelados


*Cubos de caldo concentrado o pastillas saborizantes


*Embutidos y quesos curados


*Panes industriales


*Encurtidos


*Frutos secos salados o fritos


*Snacks salados como las patatas fritas


 


Si vas a consumir de manera ocasional alguno de estos alimentos, fíjate en la información nutricional y escoge aquellos que aporten menos de 0,3 g de sal por cada 100 g de alimento y, sobre todo, no añadas más sal a los preparados o precocinados.

10 reglas de oro para una buena alimentación

Y por si aún tienes dudas sobre lo que es una dieta completa y saludable, aquí te dejamos 10 consejos para llevar una alimentación sana y equilibrada que ayude a controlar tu hipertensión:

1. La dieta debe estar basada en productos frescos, principalmente vegetales: frutas, verduras, hortalizas y legumbres.


2. Los hidratos de carbono como cereales, pan, pasta y arroz deberán ser, preferiblemente, integrales.


3. Se debe priorizar el pescado blanco o azul y la carne de ave frente a la carne roja.


4. El aceite de oliva debe ser la grasa principal en la dieta, frente a otras grasas menos saludables, como las grasas saturadas.


5. Preferiremos siempre los alimentos preparados al vapor, al horno o a la plancha, en lugar de las frituras.


6. Se debe reducir al máximo el consumo de azúcar añadido, como el presente en los refrescos o la bollería industrial.


7. Aumenta tu consumo de fibra, ya que contribuye a prevenir la aparición de enfermedades como la hipertensión o el colesterol.


8. Limita el consumo de cafeína.


9. Acompaña las comidas siempre con agua y evita el agua con gas, las bebidas carbonatadas y los refrescos.


10. Evita el consumo de alcohol y tabaco.

 

Esperamos que todos estos consejos sobre alimentación para controlar la hipertensión arterial te resulten útiles. Si quieres ampliar información puedes consultar la sección completa del blog y si quieres dar un paso al frente para prevenir y controlar la hipertensión, te recomendamos que le des un vistazo a nuestros tensiómetros