Hipertensión e Hipotensión. Cuáles son sus diferencias


La hipertensión y la hipotensión no son lo mismo. Ambas son alteraciones de la presión arterial, pero existen diferencias entre ellas. La presión arterial, conocida comúnmente como tensión arterial, necesita mantenerse a unos niveles considerados normales para que no se produzcan problemas de salud. Cuando estos niveles están por encima de forma sostenida hablamos de hipertensión, mientras que cuando están por debajo se trata de hipotensión.

¿Qué es la presión arterial?

Para entender qué es la hipertensión y la hipotensión, primero es necesario entender qué es la presión arterial. La presión arterial se determina por la fuerza que usa el corazón para impulsar la sangre a las arterias y por la elasticidad de las paredes arteriales.


Los valores normales de la presión arterial varían de una persona a otra en función de su edad, sexo y estado de salud. Pero existen unos estándares que sirven de guía. Por un lado, encontramos la tensión sistólica, cuando el corazón late, que debe situarse en torno a 120 mmHg. Por otro lado, encontramos la tensión diastólica, cuando el corazón está en reposo, que se sitúa en torno a 80 mmHg. Cuando estos valores están muy por encima o por debajo de forma sostenida, es cuando hablamos de hipertensión o hipotensión


Qué es la hipertensión y qué es la hipotensión

La hipertensión es el término que se utiliza para hacer referencia a la presión arterial alta. Es decir, cuando los valores están por encima de lo considerado normal. Si la presión sistólica se sitúa en unos valores iguales o superiores a 140 mmHg y la presión diastólica en unos valores iguales o superiores a 90 mmHg la mayoría de las veces, entonces hablamos de hipertensión. Para saber cómo es nuestra presión arterial, deberíamos utilizar un tensiómetro de muñeca, como Veroval® Tensiómetro de Muñeca, un tensiómetro de brazo, como Veroval® Tensiómetro de Brazo.


Mientras, la hipotensión es el término que se utiliza para hacer referencia a la presión arterial baja, es decir, por debajo de los valores normales. Cuando la presión sistólica es igual o inferior a 90 mmHg y la presión diastólica igual o inferior a 60 mmHg de forma sostenida, hablamos de hipotensión.


 

Causas de la Hipertensión y de la Hipotensión

La hipertensión y la hipotensión son dos afecciones diferentes de la presión arterial, por lo que las causas que las originan también lo son. 



Causas de la Hipertensión:

  • Antecedentes familiares
  • Sobrepeso y obesidad
  • Falta de actividad física
  • Elevado consumo de sal
  • Consumo de tabaco
  • Consumo elevado de alcohol
  • Embarazo


Causas de la Hipotensión:


  • Falta de nutrientes, como Vitamina B, folato y hierro
  • Embarazo
  • Problemas cardíacos
  • Problemas endocrinos
  • Deshidratación
  • Ciertos medicamentos, como ansiolíticos, antidepresivos o diuréticos


Síntomas de la Hipertensión y de la Hipotensión

Los síntomas que provocan la hipertensión y la hipotensión también son diferentes. Además, en el caso de la Hipertensión, en muchas ocasiones no se presentan síntomas, pero en el caso de hacerlo, serían los siguientes:



Síntomas de la Hipertensión:


  • Dolor de cabeza
  • Ritmo cardíaco irregular
  • Alteraciones visuales
  • Acúfenos
  • Sangrado nasal


Síntomas de la Hipotensión:

  • Mareos o aturdimientos
  • Visión borrosa
  • Náuseas
  • Fatiga o somnolencia
  • Desmayo


Tratamientos de la Hipertensión y de la Hipotensión

Los tratamientos para ambas alteraciones de la presión arterial también son diferentes. Aquí te mostramos algunas pautas que puedes seguir en cada caso, pero siempre te recomendamos que acudas a un profesional sanitario


 
Tratamientos de la Hipertensión:


  • Reducir el consumo de sal
  • Reducir el consumo de alcohol
  • Aumentar la actividad física diaria
  • Beber la suficiente cantidad de agua
  • No fumar
  • Mantenerse en un peso corporal sano
  • Reducir el estrés
  • Tratamiento farmacológico para bajar la tensión

Tratamientos de la Hipotensión:


  • Aumentar el consumo de sal
  • Beber la suficiente cantidad de agua
  • Usar medias de compresión
  • Tratamiento farmacológico para subir la tensión


Veroval® Tensiómetro de Muñeca y Veroval® Tensiómetro de Brazo cumplen con la legislación de productos sanitarios

Si quieres conocer más sobre dispositivos de control de la tensión arterial, puedes visitar la página de Veroval®.