Prevención de contagios

4 vías principales de transmisión de patógenos

Conoce las principales vías de transmisión de virus y patógenos y cómo prevenir su infección.

4 vías principales de transmisión de patógenos

Vías de transmisión de virus y patógenos


Los virus son microorganismos que necesitan de otro ser vivo para poder desarrollarse. Su transmisión a los seres humanos se produce, principalmente, a través de 4 vías o vectores: aire, por contacto, por sangre y otros tejidos o por agua y alimentos contaminados.

Aquellos microorganismo con capacidad de infectar y productor enfermedad en su huésped son conocidos como patógenos.

Infección a través de gotas o partículas en el aire

Cuando una persona infectada estornuda, tose o habla, pueden producirse gotitas, también llamadas aerosoles, que contienen el patógeno. Posteriormente, estas pueden ser inhaladas por otras personas y llegar a las membranas mucosas de las vías respiratorias o a las membranas mucosas de los ojos. Esto puede dar lugar a la transmisión del patógeno.


De forma simplificada, se distingue entre gotas grandes (> 5 µm) y aerosoles pequeños (< 5 µm) en función del tamaño de las partículas y de sus propiedades físicas. Las gotas se hunden rápidamente en el aire debido a su gravedad y, por tanto, sólo pueden transmitirse a distancias cortas (< 1,5 m aproximadamente). Algunos ejemplos de enfermedades y agentes patógenos que se transmiten principalmente a través de las gotas son la gripe, el adenovirus y el rinovirus.

Los aerosoles pequeños, en cambio, pueden permanecer suspendidos en el aire durante un largo periodo de tiempo. Pueden propagarse en el aire de habitaciones cerradas o a grandes distancias (> 1,5 m). La transmisión aerógena se produce, por ejemplo, en la tuberculosis pulmonar, causada por Mycobacterium tuberculosis. Otros ejemplos son el sarampión y la varicela.

Dado que la transición entre las gotas y los aerosoles es fluida, también pueden existir formas mixtas con transmisión por gotas y por aerosoles, como ocurre, por ejemplo, con el SARS-CoV-2, el agente causante de la enfermedad COVID-19.

En la actualidad, la comunidad científica debate si los términos clásicos de transmisión por gotas y aerógena, bien conocidos en higiene, deben ser sustituidos por los de transmisión a corta y larga distancia.


Infección por contacto y por frotis

Los agentes patógenos se transmiten directa o indirectamente, principalmente a través de las manos. En el contacto directo, los agentes patógenos se transmiten entre una persona o animal infectado y una persona no infectada a través del contacto físico directo (por ejemplo, estrechando las manos). Los virus del herpes simple (VHS), los agentes causantes del herpes labial y genital, pueden transmitirse de esta manera.


La infección por contacto indirecto, en cambio, se produce entre una persona no infectada y su entorno. Puede tratarse, por ejemplo, de objetos contaminados o superficies inanimadas. Los agentes patógenos también entran en el cuerpo de la persona no infectada, por ejemplo, a través de heridas abiertas o de las membranas mucosas. Una forma de infección por contacto indirecto es la infección por frotis. Se produce por vía fecal-oral a través de las excreciones de las personas infectadas. Los norovirus, que causan graves enfermedades diarreicas, son un ejemplo de esta vía de transmisión.


En cualquier caso, es importante mantener una correcta higiene de manos, lavárselas con agua y jabón tras un contacto directo o indirecto con otra persona o superficie y, utilizar el gel desinfectante Sterillium® que asegura una desinfección y reducción de microorganismos en un 99,99%.



 

Infección a través de la sangre y los tejidos

La transmisión de patógenos a través de la sangre o los tejidos también se denomina transmisión parenteral. Esto puede ocurrir, por ejemplo, a través de heridas por pinchazos. La hepatitis B se transmite de este modo. Sin embargo, los agentes patógenos también pueden transmitirse a través de secreciones corporales como la saliva, el sudor, el pus o el semen. El VIH, por ejemplo, se transmite durante el contacto sexual.


 

Infección a través de agua y alimentos contaminados

La transmisión a través de agua o alimentos contaminados puede contarse como una infección por contacto indirecto. Este tipo de infección suele producirse en zonas con malas condiciones de higiene. A menudo se transmiten bacterias que han entrado en el agua potable a través de excreciones o que se encuentran en productos animales. La Salmonella typhi, el agente causante de la fiebre tifoidea, se transmite de esta manera. Otro ejemplo es la bacteria Vibrio cholerae, causante del cólera.

Otras vías de transmisión

Además de los cuatro modos principales de transmisión, también es posible la transmisión asociada a vectores. Los vectores son organismos vivos. Por ejemplo, la transmisión puede producirse a través de la mordedura o la picadura de insectos hematófagos. A partir de un animal huésped infectado, el agente patógeno se transmite a los seres humanos a través de un transmisor (vector) y así entra en el torrente sanguíneo. Un ejemplo de ello es la peste. La bacteria Yersinia pestis se transmite de las ratas a los humanos a través de pulgas infectadas.


 

Descubre más en la sección principal de prevención de contagios acerca de los microorganismos, como virus, bacterias y hongos, sus similitudes y diferencias, así como su modo de transmisión y tratamientos