Tendinitis | Lesiones deportivas

Síntomas, tipos y tratamiento de la tendinitis de hombro

Una tendinitis es la inflamación de un tendón, en este caso del hombro. Descubre en este artículo los síntomas, las causas y cómo prevenir las tendinitis en el hombro.

Hombre se toca el hombro dolorido

Tratando la tendinitis de hombro

Tendinitis en el hombro: Causas y soluciones


La tendinitis es la inflamación o hinchazón de un tendón, que son las cuerdas fibrosas que unen el músculo con el hueso.


Aunque realmente la tendinitis puede afectar a cualquier tendón, es más frecuente que se sufra tendinitis en las articulaciones de los hombros, los codos y las rodillas, dando nombre a algunos trastornos como los siguientes:


  • Codo de tenista
  • Codo de golfista
  • Hombro de lanzador
  • Hombro de nadador
  • Rodilla de saltador

En este caso, vamos a centrarnos en la tendinitis de hombro, que también se conoce como hombro de nadador y hombro de lanzador, ya que los movimientos que se realizan en estas dos prácticas suelen ser las principales causas de la tendinitis en el hombro, la cual afecta principalmente al manguitorotador: supraespinoso, infraespinoso, subescapular y redondo menor.

Síntomas

Los síntomas de la tendinitis suelen ser los siguientes:


  • Dolor o presión, especialmente cuando se mueve la zona afectada.
  • Sensibilidad en la zona.
  • Incapacidad para realizar ciertos movimientos que involucren la articulación lesionada.
  • Falta de fuerza.
  • Leve hinchazón o inflamación.

Causas y factores de riesgo

La tendinitis de hombro puede estar causada por diversas razones, como una lesión repentina, una enfermedad o la repetición de un movimiento en particular a lo largo del tiempo.


Pero podemos decir que existen algunos factores de riesgo que pueden sobrecargar el tendón y provocar una tendinitis en el hombro:

Edad

A medida que nos hacemos mayores, especialmente si padecemos alguna enfermedad degenerativa, nuestros tendones se vuelven menos flexibles, lo que los hace más vulnerables a las lesiones.


Profesión

Los movimientos repetitivos, las vibraciones o las posiciones incómodas que requieren algunos puestos de trabajo pueden ser el origen de algunas tendinitis.


Deporte

La falta de técnica, sumada al esfuerzo físico y los movimientos bruscos o repetitivos que suponen algunas prácticas deportivas, son con frecuencia las causantes de la inflamación del tendón.

Tipos de tendinitis de hombro

Entonces, en función de la gravedad y del origen de la inflamación del tendón, podemos ver que existen dos tipos de tendinitis de hombro:


1. Tendinitis aguda

La causa de este tipo de tendinitis en el hombro se encuentra en el deporte y en algunas actividades laborales repetitivas, especialmente en aquellos ejercicios o prácticas que involucran el lanzamiento de pelotas o movimientos por encima de la cabeza, como la natación o el baloncesto.


2. Tendinitis crónica

En estos casos, la tendinitis de hombro no suele originarse por un movimiento intenso, sino por alguna enfermedad, normalmente degenerativa, como la osteoartritis.

Cómo tratar una tendinitis en el hombro

La mayor parte de los casos de tendinitis se pueden tratar y mejorar con reposo, fisioterapia y medicamentos para reducir el dolor. Además, el uso de cintas kinesiológicas como DermaPlast® ACTIVE Kinesiology Tape, puede ayudar a generar apoyo mecánico a la musculatura durante la recuperación. Descubre aquí cómo colocarlas.


En el caso de que la tendinitis sea de mayor gravedad, o estos tratamientos no funcionen y los signos y síntomas persistan durante varios días, te recomendamos consultar con un especialista. El profesional sanitario podrá diagnosticar la gravedad de la lesión, así como valorar otro tipo de tratamientos en función de esta gravedad, como una intervención quirúrgica. 



Cómo prevenir y evitar una tendinitis en el hombro

La prevención es importante para evitar lesiones, por lo que nuestras recomendaciones para reducir el riesgo de padecer tendinitis de hombro son las siguiente:


  • Evita en la medida de lo posible realizar aquellas actividades que provoquen un esfuerzo excesivo o repetitivo para tus tendones.
  • Si un ejercicio en particular te causa dolor, para y descansa o combínalo con otro de menor impacto.
  • Revisa tu técnica a través de clases, instrucciones profesionales o un equipo más adecuado.
  • Mejora tu condición física para fortalecer los músculos y ayudarlos a resistir mejor el esfuerzo y la carga que requiera la actividad o el deporte que practiques.
  • Calienta antes y estira después del ejercicio para maximizar la amplitud de movimiento de tus articulaciones y minimizar los traumatismos en los tejidos.

Si quieres conocer más sobre tratamientos y recuperación de lesiones deportivas, puedes visitar la página de DermaPlast®  Active.

Estos productos cumplen con la legislación de productos sanitarios.