Sobre incontinencia | Incontinencia urinaria

¿Qué tipo de incontinencia tengo?

Descubre las diferentes clases y los síntomas para poder identificar tu caso.

Mujer hablando con su madre sentadas en el sofá

Incontinencia urinaria: tipos y grados

Incontinencia en el embarazo

La pérdida involuntaria de orina, que se produce en la mayoría de los casos al hacer esfuerzos, toser o estornudar durante el embarazo, se conoce como incontinencia en el embarazo.


Generalmente, las pérdidas de orina en el embarazo se producen en el segundo o tercer trimestre cuando el útero alcanza una fase en la que comprime la vejiga, reduciendo su capacidad para contenerla.


La incontinencia en el embarazo se produce cuando el útero comprime la vejiga, reduciendo su capacidad para contenerla.


Los síntomas de la incontinencia en el embarazo incluyen la necesidad de orinar con más frecuencia durante el día y, especialmente, durante la noche, ya que al estar tumbada se favorece la microcirculación y el drenaje de los líquidos corporales, aumentando la producción de orina, que se hace más difícil de controlar a medida que avanza el embarazo.


La incontinencia en el embarazo se produce cuando el útero llega a una etapa en la que comprime la vejiga, reduciendo su capacidad para contenerla.

 

Pérdida de orina durante un esfuerzo físico: Incontinencia de esfuerzo

Cuando la tos, los estornudos, la risa o los saltos y otros movimientos -el estrés físico- provocan pérdidas involuntarias de orina, los músculos del suelo pélvico y el sistema del esfínter suelen estar debilitados. Como resultado, ya no pueden cerrar de forma fiable la salida de la uretra. El esfuerzo (de ahí el nombre de esta tipología) provoca un aumento de la presión en la pelvis y, por tanto, también un aumento de la presión en la vejiga. Esto afecta de manera directa al sistema de esfínteres debilitado haciendo que la orina salga sin control.


Descubre el grado de gravedad según la acción que provoca las pérdidas de orina:

  • Grado 1: al toser, estornudar, levantar o transportar objetos (fuerte aumento de la presión en la cavidad abdominal).

  • Grado 2: al caminar y correr o al levantarse y sentarse (aumento moderado de la presión en la cavidad abdominal)

  • Grado 3: incluso estando acostado (aumento muy ligero de la presión en la cavidad abdominal)

  • A menudo la causa es un daño por presión en los músculos del suelo pélvico, como puede ocurrir durante
    un parto vaginal, a través de operaciones y/o procesos degenerativos como la deficiencia hormonal durante la menopausia o la atrofia muscular general en la vejez. Además, los cambios en la posición de la uretra y la vejiga debidos al descenso del útero se asocian con frecuencia a la incontinencia.

Estas causas explican que la incontinencia de esfuerzo afecte a un número significativamente mayor de mujeres que de hombres. En los hombres, suele producirse tras una operación de próstata en la que se han lesionado partes del músculo del esfínter


Encuentra más información sobre la incontinencia de esfuerzo como afección típica de las mujeres.



Fases de fuertes ganas de orinar, incluso varias veces por hora: Incontinencia de urgencia

La incontinencia de urgencia se caracteriza por una fuerte necesidad de orinar que es difícil de reprimir. Se produce de forma repentina y va acompañada de pérdidas involuntarias de orina si no se puede llegar al baño inmediatamente. Esto se debe a la musculatura de la pared de la vejiga, también conocida como detrusor, que se encarga de expulsar la orina de la vejiga. En el caso de la incontinencia de urgencia, la vejiga reacciona de forma hipersensible y se contrae involuntariamente. Esto desencadena la necesidad de orinar, incluso cuando la vejiga no está muy llena. Un detrusor hiperactivo puede darse por diferentes causas: cistitis, agrandamiento de próstata, derrame cerebral o esclerosis múltiple, entre otras.


En otra forma de incontinencia de urgencia, las ganas de orinar no están causadas por un detrusor hiperactivo, sino por una irritación de la mucosa de la vejiga relacionada con una enfermedad como, por ejemplo, cálculos o tumores vesicales. En los casos más leves, al principio sólo hay síntomas de "vejiga irritable" con una fuerte compulsión a orinar con frecuencia. Sin embargo, la orina puede seguir estando retenida. Cuando los síntomas se agravan, y las ganas de orinar ya no se pueden controlar, la vejiga se vacía parcial o completamente cada vez con más frecuencia.


Goteo de orina: incontinencia por rebosamiento

Las personas que padecen incontinencia por rebosamiento sienten una necesidad normal de orinar, pero no pueden vaciar completamente la vejiga cuando van al baño. La llamada formación de orina residual se produce con y sin pérdida voluntaria de orina. En la mayoría de los casos, se debe a un estrechamiento de la uretra, pero también puede estar causado por un músculo de la vejiga poco activo.


Estrechamiento de la uretra
Cuando la uretra está parcialmente obstruida, la orina se acumula en la vejiga y sobrecarga gradualmente los músculos de la pared de la vejiga. Al mismo tiempo, la orina retenida acumula una gran presión en la vejiga, que acaba por superar el estrechamiento de la uretra, de modo que la orina puede gotear constantemente.

Subfunción del músculo de la vejiga
Además del estrechamiento de la uretra, la incontinencia por rebosamiento también puede ser el resultado de un músculo de la vejiga poco activo. En este caso, el músculo de la vejiga está tan debilitado que ya no puede contraerse con suficiente fuerza al orinar. Esto hace que la orina permanezca en la vejiga haciendo que la vejiga se vea sobrecargada por la orina y se produzcan goteos ocasionales o constantes de orina. Esta falta de actividad puede estar causada por la medicación, por ejemplo, pero también por trastornos metabólicos o enfermedades del sistema nervioso central.

Dado que un agrandamiento de la próstata relacionado con la edad, que provoca un estrechamiento de la uretra, suele ser la causa de la incontinencia por rebosamiento, los hombres mayores se ven afectados con más frecuencia que las mujeres. La forma crónica se da tanto en hombres como en mujeres.

Fuerte deseo de orinar con pérdida involuntaria de orina: Incontinencia mixta

Se habla de incontinencia mixta cuando no se puede identificar una sola causa de la incontinencia. Por ejemplo, una pérdida involuntaria de orina puede estar relacionada tanto con las ganas de orinar como con el esfuerzo físico. Así, este tipo de incontinencia urinaria es una combinación de incontinencia de urgencia y de esfuerzo Especialmente en la vejez, a menudo hay varias causas al mismo tiempo, que no siempre son fáciles de diagnosticar. Las causas van desde la reducción de la capacidad de la vejiga relacionada con la edad hasta los cambios propios del sexo.


En principio, las causas de la incontinencia urinaria son las mismas en las personas jóvenes que en las mayores, pero el riesgo de desarrollar una forma mixta es significativamente mayor en la tercera edad. En esta variedad de incontinencia urinaria, los hombres se ven tan afectados como las mujeres.


La orina no pasa por la uretra: Incontinencia urinaria extra uretral

 

La incontinencia extra uretral se refiere a la pérdida constante de orina a través de canales distintos a la uretra (por ejemplo, la vagina, el ano o la piel). En esta rara forma de incontinencia, la vejiga y el esfínter suelen funcionar normalmente.


A menudo, la causa es una malformación orgánica en forma de conducto fistuloso de los uréteres inferiores. La orina pasa entonces por error a través de esta fístula. Un ejemplo típico es la fístula vesico-vaginal que conecta las vías urinarias con los órganos sexuales. Esto también explica por qué esta forma de incontinencia se da principalmente en las mujeres. Los afectados pueden ser tratados con una intervención quirúrgica.

El vaciado de colon no puede ser controlado conscientemente: incontinencia fecal

Hablamos también de incontinencia fecal, las heces líquidas o sólidas son expulsadas sin control. Los afectados a menudo ni siquiera pueden distinguir entre las heces y los gases intestinales.


Al igual que en el caso de la incontinencia urinaria, las causas de la incontinencia fecal pueden ser varias: trastornos musculares como daños en el músculo del esfínter, enfermedades neurológicas como el Alzheimer y la esclerosis múltiple, así como las hemorroides o una operación intestinal pueden ser factores desencadenantes.

Se distinguen tres grados de gravedad:

  • Grado 1: Suciedad ocasional y ligera en la ropa, se presentan escapes involuntarios de gases.
  • Grado 2: Ensuciamiento de la ropa más frecuente y moderadamente grave, con fuga involuntaria de gases y pérdida de heces líquidas.
  • Grado 3: Pérdida total del control intestinal, suponiendo fuga involuntaria de gases y heces.

Después de los embarazos y los partos vaginales, las mujeres (debido a un suelo pélvico muy debilitado o a un desgarro perineal) también se ven afectadas por la incontinencia fecal posterior, además de la incontinencia de esfuerzo en casos individuales. Esta es también la razón por la que las mujeres la sufren más a menudo que los hombres.


Vaciado reflejo de la vejiga sin previo aviso: incontinencia refleja

La incontinencia refleja significa que los músculos de la vejiga se contraen repentinamente sin control, lo que hace que la orina fluya de forma incontrolada. Se distingue entre la incontinencia espinal (por ejemplo, debida a lesiones de la médula espinal) y la incontinencia refleja supra espinal (por ejemplo, debida a un accidente cerebrovascular, demencia o enfermedad de Parkinson)


Una de las causas de la incontinencia refleja puede ser la paraplejia que interfiere en la transmisión de los impulsos nerviosos desde el cerebro o la médula espinal a los músculos de la vejiga urinaria.

Necesidad brusca de orinar sin causa orgánica: vejiga irritable

Una vejiga irritable es una vejiga hiperactiva. Por ejemplo, la vejiga puede ser especialmente sensible o los músculos de la vejiga se contraen repentinamente como un espasmo. Las ganas de orinar son tan fuertes que pueden provocar una micción incontrolada. Pero, a diferencia de la incontinencia de urgencia, las pérdidas de orina no se producen necesariamente y no existen causas físicas para ello


La vejiga irritable afecta predominantemente a las mujeres, por lo que se sospecha que los cambios hormonales podrían desempeñar un papel en este tipo de incontinencia urinaria.


Pérdidas de orina sin causa identificable: incontinencia funcional

La incontinencia funcional o inclasificable también provoca pérdidas incontroladas de orina. Sin embargo, como su nombre indica, no puede atribuirse a una causa o enfermedad específica.


En cualquier caso, si tienes síntomas de incontinencia, debes acudir al médico.

Hay soluciones y terapias
Date cuenta de que no estás sola con tu problema. Es cierto que se habla poco, pero se ha demostrado en estudios* que compartirlo y hablarlo supera la vergüenza y rompe el tabú. Además, si hablas de tu situación de estrés y del tema de la incontinencia con tu médico de cabecera, se puede encontrar una solución para tu caso. Encontrar una solución significa más libertad, más actividad y mayor autodeterminación para ti.

Muchas formas de incontinencia también son fácilmente tratables. Al fin y al cabo, entre el 80 y el 90% de los afectados por la incontinencia se sienten mucho mejor después de la terapia. 1Descubre las posibles formas de tratamiento.

Estos tratamientos pueden ser:

  • El entrenamiento específico de la vejiga y el suelo pélvico, aliviando los síntomas de la incontinencia urinaria.

  • También se puede considerar la medicación o los métodos quirúrgicos para los distintos tipos y gravedad de la incontinencia.

  • Dependiendo de la gravedad de la incontinencia y de la naturaleza de sus necesidades personales, existen diferentes ayudas para la incontinencia, ya sea con receta de la Seguridad Social o con cobertura de costes por parte de tu seguro médico; o comprando directamente en tu farmacia habitual o en plataformas online como HARTMANN Direct.

Fuente:1.https://www.hartmann.info/de-de/wissen-und-news/f/0/europaeische-inkontinenz-studie

Lindor® más de 30 años dedicados a la incontinencia

Y durante todo este tiempo nuestro objetivo ha sido siempre ayudarte en el manejo de la incontinencia para facilitarte el día a día. Compartimos nuestros conocimientos y ponemos a tu disposición recursos y herramientas que te sean de utilidad.