Roturas | Lesiones deportivas

Crioterapia y termoterapia


El uso del frío y el calor con fines terapéuticos para aliviar problemas de salud, curar lesiones y mejorar nuestro bienestar es una práctica muy antigua. Existen diferentes técnicas, mediante la aplicación de frío y calor, que permiten tanto frenar lesiones como acelerar su proceso de recuperación. Cuándo y cómo aplicar cada una y en qué medida beneficia a nuestro organismo lo vemos a continuación.

: deportista usando una bolsa de frío calor en la espalda

Crioterapia

La crioterapia es un tratamiento basado en la aplicación de frío con el objetivo de reducir la inflamación y el dolor, actuando como un potente antinflamatorio y analgésico.

El efecto hielo sobre un golpe o contusión ralentiza los procesos corporales. El frío tiene un efecto vasoconstrictor, es decir, al aplicar frío tras un impacto los vasos sanguíneos de esa zona se contraen, la sangre circula más lentamente y, esto hace que se puedan evitar los pequeños hematomas. Además, el cuerpo envía una serie de líquidos que contienen sustancias capaces de reparar el tejido lesionado. Estas sustancias también viajan más lentamente, lo que se traduce en una disminución de la inflamación. Por tanto, el frío ayuda a que una lesión se restablezca más rápido y se sienta menos dolor.


La aplicación de frío se recomienda en lesiones producidas por contusiones o golpes; así como, para acelerar la recuperación física tras la práctica de deporte. En el caso de lesiones causadas por contractura, distención, rotura fibrilar y muscular, esguince o lesión tendinosa se recomienda aplicar frío durante las primeras 48-72 horas.


Beneficios de la crioterapia

La aplicación de frío en lesiones deportivas ayuda a:

  • Reducir y prevenir la inflamación por traumatismo o lesión.
  • Funciona como anestésico local.
  • Reducir el flujo sanguíneo y, por tanto, el hematoma.


Cómo aplicar frío en lesiones deportivas

La crioterapia se puede aplicar a través de diferentes métodos, dependiendo el tipo de lesión a tratar y cómo esta se ha producido. Esto son los diferentes métodos a utilizar según la zona afectada:

  • Gel efecto frío. El Cool Gel de DermaPlast® ACTIVE proporciona una sensación instantánea de alivio del dolor gracias a sus propiedades refrescantes para la piel. Se trata de un gel de aplicación tópica con efecto analgésico que ayuda a enfriar y a aliviar el dolor de zonas afectadas tras el ejercicio físico, para contusiones con hematomas, roturas fibrilares, o para lesiones por sobrecarga como esguinces y tendinitis. Se puede utilizar varias veces al día.
  • Bolsa de frío instantáneo. Instant Ice de DermaPlast® ACTIVE es una bolsa auto enfriable preparada para un uso inmediato; ideal para primeros auxilios. Además de para golpes, esguinces o torceduras, su uso también está recomendado en caso de quemaduras o dolor de muelas.
  • Bolsa de gel reutilizable, como la Active Hot/Cold de DermaPlast® ACTIVE, que actúa por contacto enfriando rápidamente la zona afectada aliviando el dolor de forma instantánea. Se utiliza también para la inflamación de articulaciones y músculos, hematomas, calambres, contracturas, distensiones, roturas musculares y fibrilares, así como para picaduras de mosquitos o dolor de muelas. Esta bolsa reutilizable sirve tanto para terapias de frío como de calor (termoterapia). Las bolsas de frío son un método muy eficaz para logar que el frío penetre en profundidad. Nunca deben colocarse directamente sobre la piel y menos, si se trata de una herida abierta.

 

Termoterapia

La termoterapia es un tratamiento basado en el uso de calor con el objetivo de relajar la zona afectada y aliviar el dolor. Se recomienda aplicar calor, principalmente, en lesiones musculares o calambres, así como para un precalentamiento de la zona muscular previo a la realización de deporte. 

La aplicación de calor se asocia a lesiones crónicas, como una terapia complementaria a la crioterapia. Mientras que el frío es recomendable en las primeras 48-72 horas de la lesión para reducir la inflamación y el dolor, el calor está recomendado tras esas 48-72 horas iniciales, pasado el riesgo de hemorragia y superada la fase aguda de lesión.

El calor estimula la circulación sanguínea y el retorno linfático. Esa activación de la circulación acelera el aporte de nutrientes a los tejidos y la eliminación de los residuos en la zona lesionada. Por ello, el calor está contraindicado en lesiones con inflamación por contusión o golpe, ya que su efecto produce una dilatación de los vasos sanguíneos interrumpiendo el proceso de coagulación y aumentando la inflamación y presión sanguínea sobre la zona afectada.

 

Beneficios de la termoterapia

Los principales efectos y beneficios que genera la aplicación de calor sobre zonas lesionadas son:

  • Efecto circulatorio. Aumenta el flujo sanguíneo y reduce la presión arterial.
  • Efecto analgésico. El efecto vasodilatador del calor se traduce en un efecto analgésico, relajando la musculatura y reduciendo el dolor de la zona afectada.
  • Mayor extensibilidad en los tejidos fibrosos. El calor aumenta la elasticidad de los tejidos reduciendo la rigidez de los músculos y articulaciones y, aumentando su capacidad de rehabilitación y movimiento de la zona afectada.
  • Prepara la musculatura para la realización de ejercicio físico. El calor sirve para prevenir lesiones musculares, precalentando los músculos que trabajarán en la sesión deportiva y, aumentado la movilidad de sus articulaciones

 

Cuándo y cómo debemos aplicar calor

Podemos aplicar calor, principalmente, a través de dos métodos:

  • Crema de calor intensivo. Warm Cream de DermaPlast® ACTIVE es una crema que aporta calor intenso y, puede aplicarse antes y después del ejercicio físico. Su sensación de calor intenso y duradero se basa en una fórmula a base de extractos vegetales, especialmente diseñada para ello. Se absorbe rápidamente y no deja la piel grasa. Utilizar este tipo de cremas tiene la ventaja de que no limita la capacidad de movimiento y, por tanto, puedes utilizarlas durante la actividad deportiva, como relajante muscular y para el precalentamiento previo al deporte.
  • Bolsa de calor. La bolsa de gel reutilizable Hot/Cold de DermaPlast® ACTIVE se utiliza en terapias de calor para favorecer la circulación sanguínea local y relajar la tensión. Se recomienda en mialgias, lumbalgias y dolores menstruales.

 

Cuándo aplicar crioterapia o termoterapia en lesiones deportivas

Según el tipo de lesión y su gravedad es recomendable aplicar una u otra terapia e incluso, en algunas ocasiones se pueden combinar. A continuación, detallamos en qué casos se recomienda cada una:

Lesión

Crioterapia

Termoterapia

Calambre

 

Aplicar calor intensivo para preparar el músculo y evitar lesiones.

Contractura

Las primeras 48-72 h.

Después de las primeras 48-72h.

Distensión

Crioterapia intensiva las primeras 48-72h.

Días posteriores hasta reanudar el deporte.

Contusión

Crioterapia inmediata.

 

Rotura fibrilar

Crioterapia intensiva las primeras 48-72h.

Hasta reanudar la actividad deportiva.

Esguince

Crioterapia intensiva las primeras 48-72h.