Sobre incontinencia | Incontinencia urinaria

Incontinencia urinaria después de una operación de próstata

Tras una operación de próstata, muchos hombres experimentan incontinencia urinaria temporal. La buena noticia es que, en la mayoría de los casos, la incontinencia desaparece por sí sola tras la operación de próstata. Para poder llevar a cabo la vida cotidiana sin restricciones hasta entonces, los productos para la incontinencia especialmente desarrollados para hombres pueden servir de apoyo.

Un hombre acostado en una cama de hospital

¿Por qué la cirugía de próstata suele provocar incontinencia?

La cirugía puede ser necesaria tanto para el agrandamiento benigno de próstata como para el maligno. A lo largo de este artículo, profundizaremos en estas dos formas.

Si hay que extirpar la próstata quirúrgicamente, suelen verse afectadas partes de la uretra y su esfínter. Este músculo situado en la salida de la vejiga se encarga de abrirla y cerrarla. Como resultado de la operación, el músculo del esfínter a menudo no es capaz de soportar la presión que actúa sobre la uretra desde el exterior, especialmente al principio.

Sin embargo, que el esfínter se vea realmente afectado depende en gran medida de la edad del paciente, de ciertas enfermedades previas, pero también de la técnica quirúrgica y del tamaño de la próstata.

 

Aliviar la incontinencia de esfuerzo y de urgencia mediante un entrenamiento específico

Si el músculo se lesiona durante la operación, el resultado suele ser la llamada incontinencia de esfuerzo, por lo que "esfuerzo" en este caso significa un aumento de la presión debido a los estornudos, la tos, la risa o levantar objetos pesados. Esto provoca una pérdida involuntaria de orina. La incontinencia de esfuerzo -a menudo también llamada incontinencia de estrés- es la forma más común de incontinencia urinaria tras la cirugía de próstata, pero la incontinencia de urgencia (a menudo llamada vejiga hiperactiva) también puede ser una posible consecuencia. Los afectados sienten una necesidad constante de orinar, aunque la vejiga apenas se llena.

Desgraciadamente, es muy difícil desde el punto de vista anatómico no lesionar la uretra durante la operación de próstata, ya que ésta encierra la parte superior de la uretra y partes del esfínter. Afortunadamente, todavía existe el músculo del esfínter externo, que normalmente no se ve afectado y puede fortalecerse mediante un entrenamiento específico: los ejercicios de suelo pélvico, que son de gran ayuda. De este modo, la incontinencia puede aliviarse y mejorar con el tiempo.

Además de la prostatectomía, el tratamiento con radioterapia también puede debilitar los músculos de la vejiga, lo que provoca incontinencia urinaria masculina.

 

Causas de la incontinencia por rebosamiento en los hombres

El agrandamiento de la próstata suele manifestarse con problemas para orinar. El crecimiento de la próstata hace que la uretra sea cada vez más estrecha, lo que puede provocar incontinencia por rebosamiento o incontinencia de urgencia (1).Esto ocurre tanto con el agrandamiento benigno como con el maligno.

 

No tiene por qué ser cáncer: Hiperplasia Benigna de Próstata

Mientras que la glándula prostática en los hombres jóvenes sigue teniendo el tamaño de una nuez, el número de células prostáticas aumenta constantemente a lo largo de la vida. La glándula prostática crece y se cierra cada vez más alrededor de la uretra. Este cambio no tiene nada que ver con el cáncer de próstata, pero puede repercutir en la continencia. Según Prostata Hilfe Deutschland (2), aproximadamente el 20% de las personas de entre 50 y 59 años y el 70% de los mayores de 70 años tienen un agrandamiento benigno de la próstata. A menudo se asocia con los siguientes síntomas:

  • Orinar con frecuencia, incluso por la noche
  • Problemas para empezar a orinar
  • Un chorro de orina débil y la sensación de que la vejiga nunca está realmente vacía
  • O incluso pérdidas involuntarias de orina

El tratamiento del agrandamiento benigno de la próstata depende de los síntomas individuales y del tamaño de la próstata. Se puede considerar tanto la medicación como la cirugía de próstata. Tu médico puede aconsejarte sobre cuál es la mejor opción en cada caso.

Los factores de riesgo de las alteraciones benignas de la próstata son: la toma de hormonas, los factores hereditarios, una dieta poco saludable, el tabaquismo y el consumo de alcohol.

 

El cáncer de próstata afecta especialmente a los hombres mayores

El cáncer de próstata es el tipo de cáncer más frecuente en los hombres. Según la Sociedad Española de Oncología Médica (3), cada año se diagnostican más de 35.000 hombres con cáncer de próstata en España. Aunque este tipo de cáncer es poco frecuente en los hombres jóvenes, el riesgo aumenta considerablemente con la edad.

Existen varios métodos de tratamiento del cáncer de próstata en hombres. Uno de ellos es el procedimiento quirúrgico de la prostatectomía radical. Esta terapia ofrece buenas perspectivas de curación si el cáncer aún no se ha extendido. Por eso es el mejor método de tratamiento para muchos pacientes, aunque pueda perjudicar la función de la vejiga y, como consecuencia, provocar incontinencia urinaria. Sin embargo, la incontinencia permanente es relativamente rara y sólo se produce en casos graves.

 

La incontinencia suele ser temporal

Según Prostata Hilfe Deutschland (4), casi todos los hombres tienen dificultades para controlar la vejiga directamente después de la terapia quirúrgica. Al cabo de unos 3 meses, uno de cada dos hombres sigue afectado, pero en los meses siguientes este número sigue disminuyendo. 18 meses después de la prostatectomía radical, entre 4 y 21 de cada 100 hombres siguen declarando que pierden orina de forma involuntaria, especialmente en situaciones de estrés como toser, estornudar o reír. En estos casos, sin embargo, la vejiga está sometida a un estrés especial. Después de 5 años, aproximadamente una cuarta parte de los afectados sigue utilizando ayudas para la incontinencia, como las compresas o los protectores. En un 7% aproximadamente, la incontinencia urinaria es permanente.

Además de la incontinencia, también puede producirse una disfunción eréctil tras la cirugía de próstata. Sin embargo, al igual que ocurre con la incontinencia, los síntomas mejoran en muchos hombres después de unos meses.

 

Apoyo higiénico para el tiempo posterior a la cirugía de próstata

La capacidad de controlar la vejiga y retener la orina puede reducirse en diversos grados tras una extirpación de la próstata.

Los productos Lindor® Men de HARTMANN permiten llevar una vida activa con gran comodidad y discreción, ya que están adaptados a la anatomía masculina, y proporcionan sequedad y una sensación de seguridad.

Para la incontinencia leve o moderada, las compresas masculinas y los protectores pueden ayudar. Los productos absorbentes Lindor® Men están especialmente indicados para hombres activos. Son cómodos de llevar gracias a su diseño adaptado a la anatomía masculina. Descubre cómo usar los productos Lindor® Men en este vídeo.

Cuando la incontinencia urinaria es más grave, es importante contar con una mayor capacidad de absorción de orina y evitar las fugas. Lindor® Men 5 gotas, gracias a su núcleo de 3 capas, garantiza una protección segura, y una alta capacidad de absorción.

Cómo mejorar el control de la vejiga

Dado que tras la extirpación quirúrgica de la próstata suele quedar una parte del músculo del esfínter, éste puede entrenarse específicamente para sustituir al músculo extirpado. La dificultad está en que muchas personas no saben dónde se encuentra exactamente este músculo y cómo puede fortalecerse. Por ello, es aconsejable trabajar con un fisioterapeuta especialmente formado, sobre todo al principio.

Básicamente, se puede pensar en el suelo pélvico como una placa muscular que sostiene los órganos de la cavidad abdominal y tiene aberturas para la uretra y los intestinos. Cuanto mejor entrenada esté esta placa muscular, más capacidad de retención conseguiremos, especialmente en situaciones de estrés.

Los ejercicios del suelo pélvico son fáciles de aprender y pueden integrarse en la vida cotidiana. Los resultados suelen llegar al cabo de unas semanas, así que ten paciencia y sigue con ello.

Además, el entrenamiento del suelo pélvico puede complementarse con otras medidas. Para ello pueden utilizarse métodos modernos de biorretroalimentación, electroestimulación o cirugía.

Puedes encontrar más información sobre el entrenamiento del suelo pélvico para hombres aquí.

 

Otro método de tratamiento: cirugía mínimamente invasiva

Si los ejercicios regulares del suelo pélvico no te ayudan a mejorar la incontinencia, existen otras opciones (4). Por ejemplo, se pueden utilizar diversos arneses, almohadas o pequeños globos para ayudar a reducir las pérdidas de orina incontroladas. Sin embargo, en la mayoría de los casos, una parte del músculo del esfínter debe seguir siendo funcional para este tipo de terapia. Te recomendamos que consultes con tu médico.

 

Los productos Lindor® cumplen con la legislación de productos sanitarios.

Fuentes:

(1) ">https://www.prostata.de/prostata/beschwerden/harninkontinenz#:~:text=%C3%9Incontinencia de Flujo%20(ischuria%20paradoxa)%3A%20pérdida de orina, también%20micturición%C3%B6corre

(2) https://prostata-hilfe-deutschland.de/gutartige-prostatavergroesserung-bph/

(3)https://seom.org/images/Cifras_del_cancer_en_Espnaha_2021.pdf

(4) https://prostata-hilfe-deutschland.de/inkontinenz-prostatakrebs-behandlung/