Sobre incontinencia | Incontinencia urinaria

Incontinencia urinaria en mujeres – Sistema urinario, causas y tipos

Nieta susurrando a abuela

Todo sobre incontinencia urinaria en mujeres

Sistema urinario femenino

El sistema urinario femenino está compuesto por un conjunto de órganos encargados de mantener el equilibrio entre las sustancias químicas y el agua del cuerpo. Esto se consigue a través de la eliminación de los desechos vía la orina.


  

Las personas adultas generamos entre un litro y un litro y medio al día de orina. El aparato urinario está compuesto por dos riñones, dos uréteres, una vejiga, dos músculos esfínteres y la uretra. Pero, ¿Qué función tiene cada uno?


 



 

Riñones 

Son el filtro del cuerpo. Se encargan de convertir los desechos del cuerpo derivados de la alimentación, otras funciones del cuerpo y el agua, en orina para poder expulsarlos del cuerpo.


 

Uréteres 

A través de los uréteres viaja la orina de los riñones a la vejiga. Los músculos de su alrededor son los encargados de hacer viajar la orina hasta la vejiga y evitar que se almacene la orina en los riñones, lo que podría causar una infección renal y derivar en complicaciones.


 

Vejiga

Se encuentra sobre la pelvis y tiene forma de bolsa que se ajusta su tamaño en función de la cantidad de orina que almacena. Con un correcto funcionamiento de esta, puede almacenar durante varias horas hasta necesitar su vaciado. Un humano adulto puede generar hasta un litro y medio al día de orina.


  

Esfínteres

Músculos alrededor de la boca de la vejiga con la uretra que hacen de válvula y presionan para evitar el escape de la orina. Un mal funcionamiento de estos o su debilitamiento pueden generar pérdidas de orina.


  

Uretra 

Es el canal por el que expulsamos la orina.

 


 

Causas mas habituales de las perdidas de orina femeninas

Pérdidas de orina en el embarazo

Durante el embarazo el cuerpo sufre muchos cambios, sobre todo a medida que va avanzando la gestación. Estos cambios, entre otros, pueden conllevar algunos escapes o pérdidas de orina, que, aunque no se hablen tanto de estas afectaciones, pueden llegar a ocurrir en el 40% de los embarazos.


Existen diferentes tipos de pérdidas de orina, pero en estos casos la gran mayoría es la que se conoce por incontinencia de esfuerzo, cuando existe una presión en el suelo pélvico elevada y los músculos no son capaces de hacer la función de cierre. Puede originarse por varios motivos:


  • Cambio hormonal del propio embarazo. Puede provocar que los músculos estén más relajados (laxos) y por tanto el tono muscular no sea el mismo.


  • El peso es otro factor. La obesidad o un peso elevado, sea previamente o generado por el embarazo, puede ser un desencadenante de las pérdidas de orina por la presión abdominal que puede generar.


  • La falta de espacio que genera el crecimiento del bebé presiona la vejiga y la deja con menor capacidad, lo que lleva a una necesidad de vaciado mayor.


  • Infecciones de orina. Suelen ser frecuentes durante el embarazo y provocar pequeños escapes.


  • Una vez se ha dado a luz, también existe un porcentaje de mujeres que pueden encontrarse con estos episodios durante unos meses posteriores al parto por el debilitamiento de la zona pélvica.

Pérdidas de orina en el embarazo

Incontinencia en la menopausia

La menopausia se da cuando los ovarios de la mujer dejan de generar las hormonas estrógeno y progesterona — esta etapa de adaptación hormonal puede ocasionar algunas pérdidas de orina. Con ello el ciclo menstrual desaparece y ya no podrían quedarse embarazadas. Se considera menopausia cuando la mujer no ha tenido el ciclo menstrual durante un año seguido. Normalmente se da entre los 45 y 56 años de la mujer.  


Como todo, podemos encontrarnos cambios muy ligeros en una mujer y que se sobrelleve de forma muy suave y en otras afectaciones mucho mayores.

 

Es un cambio progresivo y que se va dando poco a poco.

Este primer período se le conoce como la premenopausia, y algunos de los primeros síntomas que nos podemos encontrar son:


  • Irregularidades en los períodos menstruales

  • Sangrados escasos o muy abundantes


  • Aparecen primeros sofocos

  • Afectaciones al humor como irritabilidad o tristeza

  • Sequedad vaginal, pero también en la piel, pelo y uñas


  • Dolores de cabeza y afectaciones al sueño

  • Afectación a la memoria

 

Algunos de estos síntomas son muy conocidos, pero otros no tanto. Se estima que el 54% de las mujeres con menopausia tienen pérdidas de orina. Un estudio* confirma que hablar y compartir estas preocupaciones es clave para el proceso de normalización de los cambios.

La prevención, la buena alimentación, el ejercicio regular, el hablar y compartir nuestras preocupaciones o cambios, así como la consulta con especialistas es clave y nos ayudara a seguir manteniendo nuestro día a día con la mayor normalidad posible, así cómo entender que le está pasando a nuestro cuerpo.

Incontinencia en la menopausia

Suelo pélvico debilitado

El suelo pélvico es el conjunto de músculos y ligamentos que rodean la cavidad abdominal en su parte inferior. Van des del final de la columna (coxis) hasta la parte baja del estómago (hueso púbico). Sostienen todos los órganos pélvicos (vejiga, uretra, útero, vagina y recto) y aseguran su normal funcionamiento.


  • Sostienen la vejiga donde se almacena la orina, el útero (matriz) y el intestino.

  • Ayudan al funcionamiento normal de la vejiga y el intestino, y a prevenir las pérdidas de orina.

  • Contribuyen a la función sexual.

El suelo pélvico es algo dinámico, se adapta a nuestro movimiento, pero siempre manteniendo una adecuada tensión que sujete los órganos dentro de la pelvis. Cuando el suelo pélvico se debilita, surgen problemas que pueden afectar al funcionamiento de los órganos pélvicos.


Los músculos del suelo pélvico, al igual que el resto de los músculos, van perdiendo fuerza con el paso del tiempo. Afortunadamente, la pérdida de la fuerza de los músculos del suelo pélvico puede mejorarse ejercitándolos regularmente.


Antes de empezar es esencial tener localizados estos músculos, para ello trata de interrumpir la micción la próxima vez que vayas a orinar, notarás el músculo que estás utilizando. Ese es justamente el suelo pélvico, el músculo que vamos a trabajar. Recuerda no realizar este ejercicio más de una o dos veces, ya que abusar de esta técnica puede provocar infecciones de orina debido al vaciado incompleto de la vejiga.


Podemos trabajar unos ejercicios de suelo pélvico para fortalecer la musculatura y conseguir que nos ayudaran en nuestro día a día.

Suelo pélvico debilitado

Tipos de incontinencia en mujeres

Algunas de mis compañeras del gimnasio dicen que tienen pérdidas pequeñas de orina al saltar o hacer ejercicio. 


A mí sólo me pasa cuando tengo muchas ganas de orinas.


Es muy probable que te hayas encontrado en alguna de estas situaciones relacionadas con las pequeñas pérdidas de orina. Muchas veces cuando te ocurre alguna de estas situaciones no sabes porque te ha pasado, si se volverá a repetir o si puedes hacer algo para controlarlo. Veamos los principales tipos de incontinencia:

 

Pérdidas de orina por esfuerzo

La orina se escapa al reír, estornudar, coger peso… El suelo pélvico juega un papel fundamental en este tipo de incontinencia. Por eso, es importante fortalecerlo, con ejercicios de Kegel por ejemplo, y también es interesante saber si podemos estar sufriendo alguna alteración en la musculatura de la uretra, que también sería una causa de las pérdidas de orina. En este tipo de incontinencia pueden influir diferentes factores como: parto, obesidad, cambios bruscos de peso, estreñimiento, menopausia o toma de medicamentos.


 

Incontinencia de urgencia

Cuando se tiene muchas ganas de ir al baño, pero no se llega a tiempo. No se puede controlar ya que la vejiga se contrae o tiene espasmos de forma involuntaria. Es el tipo de incontinencia más común en los hombres. Este tipo de incontinencia puede producirse por diferentes razones, como el uso de fármacos, enfermedades neurológicas (Parkinson, ictus…) o infecciones urinarias (cistitis…), entre otros.


 

Incontinencia mixta

Lincontinencia urinaria mixta es la combinación de la incontinencia de esfuerzo y la incontinencia de urgencia. En este tipo de incontinencia se puede sentir un fuerte, repentino e incontrolable impulso de orinar (típico de la incontinencia de urgencia) pero a la vez se pueden sufrir pérdidas al realizar pequeños esfuerzos como toser o reír. Las causas de la incontinencia urinaria mixta pueden ser las mismas que las de la incontinencia de urgencia y la incontinencia de esfuerzo.


 

Esperamos que esta información te haya resultado valiosa y útil para tu día a día. Si quieres saber cuáles son los primeros pasos y que soluciones existen, puedes continuar leyendo tratamientos para pérdidas de orina.

Referencias


(1) https://www.aerzteblatt.de/archiv/216833/Harninkontinenz-Gewichtsabnahme-hilft




(2) StamatinaIliodromiti, Carlos A Celis-Morales, Donald M Lyall, Jana Anderson, Stuart R Gray, Daniel F Mackay, Scott M Nelson, Paul Welsh, Jill P Pell, Jason M R Gill, Naveed Sattar, The impact of confounding on the associations of different adiposity measures with the incidence of cardiovascular disease: a cohort study of 296 535 adults of white European descent, European Heart Journal, Volume 39, Issue 17, 01 May 2018, Pages 1514–1520. Disponible en: https://academic.oup.com/eurheartj/article/39/17/1514/4937957